Ana səhifə

Comentario de texto nombrecillo


Yüklə 14.63 Kb.
tarix10.06.2016
ölçüsü14.63 Kb.
COMENTARIO DE TEXTO Nombrecillo: __________________________________
Desde los griegos ha habido una amplia creencia de que todo en la naturaleza tiene un propósito, un fin determinado, y de que estos procesos conducirán al mundo a una perfección cada vez mayor. Tal visión del mundo teleológica ha sido defendida por muchos de los grandes filósofos. La ciencia moderna, sin embargo, ha sido incapaz de demostrar la existencia de tal teleología cósmica. Tampoco se han encontrado mecanismos o leyes que permitan el funcionamiento de una teleología como esta. La conclusión es que las causas finales de este tipo no existen.
Ernst Mayr, Una larga controversia, Darwin y el darwinismo.


INTRODUCCIÓN (naturaleza, género, temática, autor, corriente…)

Nos encontramos ante el fragmento de un ensayo de temática biológica en general, pero con implicaciones filosóficas muy relevantes para este texto en concreto. Su autor es Ernst Mayr, renombrado biólogo de la segunda mitad del siglo XX perteneciente a la teoría sintética de la evolución, gradualista, y uno de los formuladores fundamentales del concepto de “especie” en la moderna biología. La corriente a la que pertenece el texto desde una perspectiva biológica es el evolucionismo, pero desde una perspectiva filosófica hace referencia directa al mecanicismo como forma de comprensión de la naturaleza y sus leyes. Por último, podemos decir que es una fuente secundaria, en la medida que constituye una monografía sobre un tema particular ya estudiado.




PARTE ANALÍTICA (idea principal, ideas secundarias –argumentos-, conceptos subrayados)

La idea principal del texto es el rechazo a la idea de la teleología o del finalismo como forma de explicación de la naturaleza, así como la creencia en un progreso continuado de la misma (“perfección”), tal y como fe esgrimida desde la filosofía tradicional. De esta forma y según Mayr, esta idea ha sido desestimada como científica desde la biología contemporánea, puesto que no hemos encontrado explicaciones o evidencias empíricas (“leyes”) que sean capaces de probar semejante postulado o punto de partida. Concluye el texto negando su existencia ante tales faltas de pruebas (un argumento cuestionable, como veremos en la conclusión).

Los términos que son susceptibles de ser comentados son los siguientes:


  • Griegos: Aquí hace referencia fundamentalmente a la filosofía propia de la Antigua Grecia (siglo VII- siglo III a.C.), una filosofía que desde Aristóteles se hace fijista –entiende la naturaleza como algo invariable- y fuertemente finalista –existen mecanismos que empujan a la consecución de unos fines particulares por parte de los seres vivos. Esta filosofía tuvo una prolongación enorme, como sugiere el texto, hasta prácticamente la edad contemporánea.




  • Ciencia moderna: Con ciencia moderna el texto quiere dar a entender la irrupción del darwinismo en el estudio de la biología a partir del siglo XIX y de la aplicación sistemática de los principios que permite un conocimiento científico riguroso: la búsqueda de leyes fundamentales a través de una investigación empírica bien fundada y una base matemática y formal adecuada. Naturalmente, en el campo de la biología la irrupción de Darwin supone un antes y un después en la concepción de la naturaleza y de las leyes que la rigen (materialista, mecanicista, evolucionista…).




  • Teleología: esta palabra proviene del griego “teloscomo fin, y fue utilizada profusamente por primera vez por Aristóteles. Este autor defendía la existencia de cuatro causas (formal, material, eficiente y final) para la explicación del movimiento y del cambio en la naturaleza, dando una importancia más que manifiesta a la última causa para explicar ese dinamismo. De esta forma una cosa pasaba de “potencia” a “acto” gracias a estas cuatro causas.

PARTE SINTÉTICA (corriente en la que se ubica el autor, postura que ataca…)

Como hemos dejado de manifiesto al principio, la idea filosófica a la que se adhiere el texto y su autor es al mecanicismo, desde una perspectiva naturalmente evolucionista y gradualista.

Este mecanicismo tuvo orígenes lejanos en el tiempo –llegando hasta los griegos- pero fue Darwin quien afianzó por primera vez su poder explicativo al definir claramente unas reglas de la naturaleza que excluían la necesidad de un Dios creador o de una causa final. Esas reglas eran las leyes de la selección natural y del azar como únicas rectoras de todo cambio en la naturaleza, tal y como propone en su teoría de la evolución.

Estas tesis fueron igualmente defendidas en el siglo XX por todos aquellos biólogos que cooperaron en la inclusión de las leyes de la genética en la teoría darwinista –lo que se conoce como teoría sintética de la evolución, especialmente en su versión del gradualismo- y que tienen al mismo autor del texto, Ernst Mayr, como uno de sus principales valedores. Dentro de los defensores que se engloban dentro de esta teoría, podemos citar a biólogos actuales como Richard Dawkins o Jacques Monod. Este último propuso el llamado “postulado de objetividad” como forma de dejar fuera de consideración cualquier propuesta finalista que pudiera servir de explicación para el orden y la evolución de la naturaleza. Las consecuencias filosóficas no son pequeñas: el mecanicismo más radical deja fuera de toda influencia la religión y la idea de Dios, que son consideradas completamente inútiles por los biólogos más radicales para explicar tanto al hombre como a la materia. La naturaleza se explica por tanto desde el materialismo, el azar y leyes universales ciegas, que no se rigen por objetivo alguno.


Frente a esta interpretación, el finalismo ha propuesto siempre un objetivo o fin que cumplir en la naturaleza. Originario, como hemos dicho antes, de Aristóteles, ha sido esgrimido siempre por el pensamiento religioso que deseaba incluir a Dios como causa explicadora de la naturaleza y al hombre como su creación más fundamental. Con la aceptación del darwinismo, los filósofos finalistas como Teilhard de Chardin tuvieron que buscar una finalidad en la evolución –un alfa y un omega-. Dios propone una dirección determinada en la naturaleza, y el azar no puede explicar la aparición de un ser tan sumamente complejo y contradictorio como es el hombre.

Desde distintos frentes, otras corrientes se han unido a esta explicación finalista. El intelligent design pretende ser una explicación del finalismo desde la propia biología. Y por otro lado, el principio antrópico postulado por muchos físicos, según el cual el universo está creado bajo unas condiciones tan sumamente especiales que han permitido el surgimiento de la vida que es casi imposible dejarlo al azar como una explicación satisfactoria de la misma.




Conclusión: juicio crítico del argumento utilizado –¿es una falacia?-

En definitiva, el debate permanece abierto, pero es cierto que la tesis de Mayr propuesta en el texto es la que tiene más seguidores en el campo de la ciencia. Sin embargo, la aceptación del mecanicismo encierra algún punto oscuro que podríamos subrayar. La falta de corroboración de una tesis –como puede ser el finalismo- no implica de manera alguna su inexistencia. Esto nos podría hacer caer en la falacia ad ignorantiam, al presuponer que algo es falso porque no podemos demostrar que sea verdadero.





Verilənlər bazası müəlliflik hüququ ilə müdafiə olunur ©kagiz.org 2016
rəhbərliyinə müraciət