Ana səhifə

American history X


Yüklə 13.94 Kb.
tarix09.06.2016
ölçüsü13.94 Kb.
AMERICAN HISTORY X
(American History X, EE.UU, 1998)


Dirección:

Tony Kaye



Guión:

David McKenna



Producción:

John Morrissey



Fotografía:

Tony Kaye



Música:

Anne Dudley



Intérpretes:

Edward Norton, Edward Furlong, Beverly D'Angelo, Avery Brooks, Stacy Keach, Fairuza Balk, Elliot Gould


Sobre la producción

La polémica ha rodeado a "American History X" desde el principio. Primero fue por el argumento del film, pero luego vinieron los problemas internos. El realizador Tony Kaye presentó una demanda contra la productura New Line Cinema por no dejarle utilizar un pseudónimo después que el actor principal, Edward Norton, cambiase su montaje con el fin de incrementar su tiempo de presencia en la pantalla. El director cree que con los cambios que se han introducido se viola la concepción de la película ha apelado a la libertad de expresión. Curiosamente, los resultados de la película que ya se ha estrenado en Estados Unidos le llevan al director la contraria ya que la película ha cosechado varias nominaciones a los Globos de Oro, y ha obtenido una nominación al Oscar para Edward Norton en la categoría de mejor actor principal por el excelente trabajo que lleva acabo en la película.


Edward Norton se dio a conocer en la película de Gregory Hoblit "Las dos caras de la verdad", donde compartía reparto con Richard Gere, y por la que recibió su primera nominación a los Oscar como mejor actor secundario. Después trabajaría a las órdenes de Woody Allen en "Todos dicen I love you" en el que interpretaba al parado novio de Drew Barrymore, y desde entonces su nombre ha subido como la espuma. Interpretó al abogado incansable en "El escándalo de Larry Flynt" y últimamente se le ha podido ver como protagonista de "Rounders" junto a Matt Damon.

¿De qué trata?
"American History X" cuenta la historia de un joven, Edward Furlong, que ve cómo su hermano mayor- Edward Norton-, al que admira profundamente, se converte en el peligroso líder de un movimiento local nazi llegando a asesinar de forma brutal. Mientras que el hermano mayor pasa tres años en prisión por el crimen cometido, el hermano pequeño decide seguir los pasos de su héroe. Sin embargo, tras cumplir la pena en prisión Norton ve las cosas de forma distinta, y los que habían sido sus amigos se vuelven en sus enemigos más terribles. Rodada en color y en blanco y negro en el reparto aparecen junto a Edward Norton y Edward Furlong ("Terminator 2"), Elliot Gould y Beverly D'Angelo. Esta película cuenta con el apoyo de Amnistia Internacional por llevar una fuerte carga de denuncia contra la violencia, el racismo y el fascismo.

Cruces y cabezas rapadas
La valiosa interpretación del joven Edward Norton (Las dos caras de la verdad, Todos dicen I love you) es el ser o no ser de American History X, el eje sobre el que gira y gracias al que adquiere su sentido.
Entra la película a pecho descubierto en el controvertido y poco conocido submundo de los neonazis, los cabezas rapadas. Lo hace casi como un elefante en una cacharrería, con un relato muy elemental que seguramente simplifica en exceso las razones y circunstancias del problema que aborda. Sin embargo, hay algo paradójico entre la simpleza del argumento y la fuerza sorprendente que tiene el filme, entre lo increíble -o al menos discutible- de algunos supuestos en los que se apoya el guión y lo real y transparente de sus conclusiones.

No entra de verdad en los porqués: ¿Por qué muchos jóvenes rapan sus cabezas, se calzan botas militares, se pintan esvásticas y creen a pies juntillas que todo va mal y que los culpables son los inmigrantes, los negros y los judíos? En el filme se apuntan los prejuicios que transmiten los padres, la presencia de un adulto loco que provee de ideología a los cabecillas... Esto no parece en todo caso una respuesta, sino un simple traslado de la incógnita a la generación anterior.


Parece también en exceso simplista que la transformación del protagonista -sobre la que se vertebra el filme- se deba sólo a su paso por la cárcel, donde prueba su propia medicina.

Tragar” ideología


Frente a estos puntos débiles están algunas claves que sí apunta: la presencia de la violencia en la calle, la desmembración de la familia, la estrechez de miras de muchos jóvenes y su facilidad para tragar ideología...

Está también la briosa dirección del debutante Tony Kaye. Pese al uso en ciertos momentos de extrañas lentes -grandes angulares, por ejemplo-, imágenes ralentizadas e inverosímiles ubicaciones de la cámara -reminiscencias de su formación en la publicidad-, narra la historia con pulso firme, dosificando la violencia y sin otros excesos que los mencionados. La mezcla del color y del blanco y negro, aunque poco sutil y bastante evidente, se muestra alfinal muy eficaz.


Pero lo más importante es, como ya se ha dicho, la presencia de Edward Norton. El consigue hacer creíble un personaje que de otro modo sería poco menos que insostenible. Su interpretación, sobria e inteligente, incluso hasta contenida, sirve además para arrastrar al resto del reparto, que en todo momento resulta verosímil.
No puede buscarse en American History X un documento irreprochable y detallado sobre el problema de las ideologías violentas. Más bien, se trata de un relato a propósito del asunto que trata de ser verosímil, aportar algunos datos y mover quizá a una reflexión.
Y en este aspecto sí funciona.


Verilənlər bazası müəlliflik hüququ ilə müdafiə olunur ©kagiz.org 2016
rəhbərliyinə müraciət